Compartir

Publicado LA REGION

El pacto con la capital lusa no pudo ser ratificado aunque se mantiene el compromiso

El "Ovation" llegará mañana en su escala inaugural. Tiene 348 metros de eslora.

El “Ovation” llegará mañana en su escala inaugural. Tiene 348 metros de eslora.

El Puerto de Vigo ha decidido ampliar su principio de acuerdo comercial con Lisboa a otras ciudades de la fachada atlántica en materia de crucerismo, comenzando por Leixoes (la Autoridad Portuaria lusa del Duero y Oporto), pese a que en teoría se trata de una terminal rival al encontrarse en el mismo entorno.

No lo ve así el vigués Enrique López Veiga, que recientemente mantuvo una reunión con la dirección de Leixoes para tratar sobre las opciones de colaboración entre ambas ciudades. Según el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, la colaboración con Oporto es posible en lo comercial y de promoción. “Somos competencia, es cierto, pero también tenemos muchos nexos en común, y se puede ver en el número creciente de escalas que los barcos hacen en ambos puertos. Así que podemos tener buenas relaciones y colaborar porque hay intercambio de pasaje”, señaló. Leixoes ya mantiene una colaboración estable con A Coruña, en una especie de “pinza” que la Autoridad Portuaria viguesa había tratado de contrarrestar firmando a su vez un acuerdo con Lisboa, que es ahora mismo el primer puerto de pasajeros de todo el Atlántico peninsular, con medio millón durante el pasado año  y la expectativa real de crecer durante el ejercicio actual.

Con todo, y en cuanto con la capital de Portugal, López Veiga admitió que el convenio marco que anunció su antecesor en el cargo no llegó a firmarse al parecer por objeciones puestas por los servicios de Asuntos Exteriores de ambos países -en el país vecino hubo un cambio de Gobierno- y no aclaradas. No obstante, señaló que la colaboración se mantiene en los aspectos comercial y de negocios en los mejores términos, aunque no se haya rubricado el pacto.

El sector de los cruceros vigués está cada vez más vinculado con Lisboa, y la mayoría de los barcos que salen del puerto vigués o que llegan han pasado antes o después por la terminal marítima de la desembocadura del Tajo. Se da la circunstancia favorable para Vigo de que la Autoridad Portuaria de Lisboa ha asumido el reto de ampliar sus instalaciones, asumiendo como obligación duplicar escalas y pasajeros en un plazo corto de tiempo, antes de  diez años, y alcanzar un millón de pasajeros para hacer rentable la inversión. El compromiso es firme, ya que la terminal tendrá gestión privada en un grupo integrado por Royal Caribbean y el Puerto de Barcelona, entre otros operadores. Dicha resolución favorecería indirectamente a Vigo, según consideran en la Autoridad Portuaria local, de ahí el acuerdo.

Fuente LA REGION

Compartir