Compartir

Cuatro compañías compiten por una obra que estará concluida a finales del 2016

El Gobierno de Portugal preseleccionó la semana pasada a las cuatro compañías que aspiran a construir la nueva terminal de cruceros de Lisboa. Se trata de una infraestructura con la que el puerto de la capital lusa proyecta dar un salto cualitativo y cuantitativo en este tipo de tráficos y que beneficiará a Vigo por cuanto es escala natural en las rutas con el norte de Europa. No en vano, el 70 % de los buques que pasan por los muelles vigueses proceden de o se dirigen a Lisboa.

La decisión de qué compañía será la finalmente la que haga las obras a orillas del Tajo se tomará a finales de agosto. La pretensión de la concesionaria es que las obras estén listas antes de finales del 2016. Esto supone un retraso de casi un año sobre los planes iniciales del Gobierno luso, que quería concluir la terminal a finales de este año. Mota-Engil, Teixeira Duarte, AFA, Albes Ribeiro-Ramos Catarino y Ferreira Build Power-HCI son las empresas invitadas al proceso público dirigido por la concesionaria Lisbon Cruise Terminal y el consorcio que será responsable de las obras, formado por el Focus Group y JG Ingenieros, una sociedad española.

Los proyectos de las empresas oscilan entre los 20 y 30 millones de euros. El valor de referencia indicado por la Administración del Puerto de Lisboa es de 22,7 millones. La nueva terminal de cruceros lisboeta fue diseñada por el arquitecto Carrilho de Graça. Estará situada entre el dique de la Marinha y la estación ferroviaria de Santa Apolónia. Este nuevo espacio revalorizará el espacio urbano circundante de la ciudad.

Independientemente de este impulso, a finales del 2014 la Autoridad Portuaria de Vigo firmó un memorando de entendimiento su homóloga portuguesa. El acuerdo se traduce en promoción y publicidad conjunta para captar pasajeros y navieras.

El tráfico de cruceros del puerto de Lisboa ha crecido un 9 % en el primer semestre del año. Actualmente recibe más de medio millón de pasajeros cada ejercicio y quiere duplicar esa cifra en diez años. El aumento de capacidad de buques trasatlánticos, con un muelle de un kilómetro y otro de 360 metros, facilitaría la escala múltiple de buques. La compañía Royal Caribbean, segunda operadora mundial del sector, participa en el consorcio adjudicatario que explotará la terminal. Esta naviera es la propietaria de buques como el Anthem of the seas o el Explores of the seas, habituales en el muelle vigués.

Compartir