Compartir

Publicado  04-05-2015 DIARIO DE IBIZA

Miles de personas recorren las calles de la ciudad el fin de semana, entre cruceristas, viajeros del Imserso y los chicos del programa Erasmus.
La temporada empezó oficialmente el viernes y lo ha hecho en Vila con la ciudad a tope, llena de turistas. El motivo, la coincidencia
de la escala simultánea de cinco cruceros en es Botafoc, algo inusual, con miles de viajeros recorriendo sobre todo las calles de la Marina
y Dalt Vila, casi mil jóvenes del programa Erasmus y cientos de viajeros del Imserso, a los que hay que sumar el resto de visitantes.

La estación marítima de es Botafoc parecía ayer un hormiguero humano, con cientos de personas embarcando y decenas de coches particulares, taxis y autobuses trasladando a pasajeros al centro de la ciudad. Casi mil jóvenes del programa Erasmus embarcaron a mediodía y zarparon en un buque rumbo a Denia, después de un intenso fin de semana en la isla que quedaba reflejado en sus rostros de cansancio. Junto al barco de los estudiantes, alineados uno detrás de otro, estaban amarrados cinco cruceros, algo insólito en el puerto de Ibiza.

Entre todos suman una capacidad de cerca de 5.000 pasajeros y destacó por su majestuosidad el ‘The World’, un lujoso barco-residencia que recorre el mundo con entre 150 y 200 personas a bordo, casi todas millonarias, haciendo escalas en los lugares que eligen estos privilegiados viajeros, que son difíciles de ver.

«La mayoría son parejas de entre 40 y 50 años, sobre todo de EEUU, aunque también hay holandeses», comentó Roy, un trabajador de Intercruises, que esperaba a unos de estos pasajeros para llevarlos a la Marina.

Los casi 200 metros de eslora del ‘The World’ destacaban entre los otros, aunque los supera el ‘Costa Favolosa’, con casi 290. Este crucero tiene una capacidad muy superior, de 3.800 pasajeros según su ficha técnica, y en el caso de la escala de este fin de semana en la isla, casi todos eran italianos.

También estaban amarrados ayer el ‘Club Med 2’, procedente de Málaga y con destino Barcelona, en el que caben más de 370 personas; el ‘Saga Pearl II’, que llegó desde Alicante, con capacidad máxima para 500 personas; y el ‘Seadream I’, en el que pueden navegar solo 112 viajeros, el más pequeño de los cinco.

Todos han zarpado

Entre las 9 y las 13 horas de ayer coincidieron los cinco cruceros amarrados en el puerto de es Botafoc, pero a medianoche estaba previsto que todos hubiesen zarpado ya para continuar su periplo por el Mediterráneo.

«La gente está encantada con nuestro servicio, porque pueden ir en barco desde aquí hasta Marina Botafoch, al restaurante Sa Calma y al puerto de la Marina por solo 3,70 euros ida y vuelta», comentó Susana, una trabajadora que ofrecía un sevicio de traslado a los turistas.

Sin embargo, la mayoría de los cruceristas viajan en modalidad de todo incluido y en tierra les espera un autobús para llevarles al centro de la ciudad.

Casi todos tienen poco tiempo, escasas horas de escala en Ibiza, por lo que optan por un recorrido por las calles de la Marina y Dalt Vila, que el sábado y ayer estaban hasta arriba de turistas, como en pleno verano.

Bastantes son viajeros del Imserso, que suelen llegar desde los hoteles al aparcamiento de la estación marítima de Formentera, donde estacionan los autobuses, otra zona de mucho movimiento en este puente de mayo.

Después del fin de semana, la despedida de los miles de personas llegadas en los cruceros y de los casi mil jóvenes del programa Erasmus dará paso a una pequeña pausa en este inicio de la temporada, que ha empezado de forma intensa.

Los hoteleros y los demás profesionales del sector turístico auguran, un año más, una temporada récord. El comienzo no puede ser más esperanzador.

Publicado 04-05-2015 DIARIO DE IBIZA

Compartir