Compartir

Publicado EL COMERCIO

  • La Autoridad Portuaria prevé que el tráfico seguirá creciendo sin marcar techo, pero la estación marítima no entra en sus planes

  • Nueve navieras programan un récord con 19 escalas y 33.132 viajeros en una temporada que empieza hoy

La Autoridad Portuaria de Gijón, a través de su director, José Luis Barettino; el Gobierno del Principado, por medio de su director general de Comercio y Turismo, Julio González Zapico; el Ayuntamiento de Gijón, representado por su concejal responsable de Turismo, Jesús Martínez, y la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias, personificada en su presidente, David Argüelles, escenificaron ayer en El Musel la colaboración institucional que hace marcar sucesivos records anuales en un tráfico marítimo, el de cruceros, que tiene mayor importancia para la ciudad y la región que para el propio puerto. Tras el significativo aumento de las escalas de barcos de crucero en 2015, con 13 escalas y 16.534 pasajeros recibidos, lo que supone tres entradas más y un 19% de incremento en el caso de las personas, respecto al año anterior, El Musel prevé fijar en 2016 un nuevo récord, al llegar a las 19 escalas y los 33.000 pasajeros. La temporada comienza hoy, con la entrada del buque noruego ‘MS Fram’, con 318 turistas a bordo, y concluirá, según el programa, el día 5 de noviembre, con el barco más pequeño de los anunciados, el ‘Corinthian’, con tan solo 100 pasajeros.

Pero entre ambas fechas pasarán por los muelles de El Musel otros 17 barcos de cruceros entre los que se encuentran gigantes de la Royal Caribbean como el ‘Navigator Of The Seas’, con una capacidad para 3.114 cruceristas y cuatro escalas previstas, o el aún más moderno e imponente ‘Ovation Of The Seas’, que, con 348 metros de eslora y 4.108 turistas a bordo pasará unas horas en El Musel los próximos días 24 de abril y cinco de mayo.

GIJON CALENDARIO 2016Calendario cruceros en EL MUSEL

La desestacionalización del turismo es un objetivo que cumplen bastante bien los barcos de cruceros, ya que la campaña abarca este años ocho meses, con mayoría de escalas en mayo (4), las mismas que julio y agosto juntos.

No hay, al parecer, datos concretos y comprobables sobre la repercusión de los cruceristas en el comercio y la hostelería de Gijón, en particular, o Asturias, en general, pero los parabienes con los que Ayuntamiento y Principado saludaron ayer el comienzo de la campaña es indicio de que situar a 33.132 turistas a lo largo del año en el centro de Gijón proporciona una actividad económica considerable.

Eso es ya presente, pero tanto José Luis Barettino como González Zapico auguraron que continuará la evolución positiva, sin techo inmediato, aunque ambos coincidieron en señalar que Gijón no tiene para los cruceros la tradición del Mediterráneo ni se encuentra, como Vigo y La Coruña, en punto de tránsito hacia o desde Inglaterra o el norte de Europa.

En esas condiciones, una estación marítima digna de tal nombre o lograr que El Musel sea origen o destino final de algún viaje de crucero son objetivos que todavía no se plantean. En ese sentido, Barettino indicó que antes de invertir en algo distinto a una carpa provisional de bienvenida habría que llegar a cerca de 40 escalas anuales. En el mismo sentido apuntó dos ideas: por una parte, recordó que el puerto gijonés no atraviesa su mejor momento financiero, pero, por otra, apeló a la iniciativa privada. No parece probable ni siquiera en el caso de una terminal por módulos. Las escalas no son abundantes, pero, además, las diferentes necesidades de un barco medio y un gigante complican las cosas, especialmente cuando un barco de cerca de 300 metros de eslora o más sólo puede atracar en el Muelle Norte, mientras que los de menor porte están siendo dirigidos a muelles más próximos a la ciudad y más limpios.

Fuente EL COMERCIO

Compartir