PDF24    Enviar artculo en formato PDF   
Compartir

EL TIEMPO EN MESSINA

Ver mapa ampliado

Mapa en versión PDF para imprimir

Haciendo escala en Mesina podemos optar entre visitar solo la ciudad o ir a Taormina, al Etna, o combinar más de uno, depende del tiempo que sea la escala. Los barcos atracan muy cerca del centro, cerca de la vía Vittorio Emmanuele II de la Statua di Messina o el Palazzo Municipale. Al descender encontramos una oficina de turismo, aunque no está siempre abierta. De todas formas realizar la visita es bastante sencillo.

Messina_september_09

QUÉ VER EN MESSINA

1.-La Catedral (Duomo)

Iniciado a final del s. XI, una de las primeras iglesias de Sicilia. Mandada construir por Roger II y con algunos cambios en los s. XIV y XVI. En el s. XIII sufrió un gran incendio y en el XVII y XVIII sendos terremotos, además con el de 1.908 quedó casi destruida por completo y fue reconstruida por enésima vez, hasta sufrir serios daños en los bombardeos americanos de la II Guerra Mundial.

Su planta de basílica tiene 3 partes, con igual cantidad de ábsides semicirculares. Podemos apreciar los 3 estupendos portales de los s. XV y XVI, el primero obra de Baboccio da Piperno. Ya en su interior destaca su techo de madera, los sepulcros del Cardenal Guidotto de Tabiatis, sus 12 altares y un Juan Bautista, de Antonello Gagini. Su tesoro guarda muchos objetos de oro, plata y tejidos.

A su lado está el CAMPANILE ( 1 bis ), con el reloj astronómico más grande del mundo, fabricado en Estrasburgo en 1.933. Tiene muchas figuras animadas indicando horas, días, meses, planetas y las fiestas religiosas, siendo espectacular cuando son las 12 del mediodía. Puede subirse al campanario, 65 metros, solo hasta las 13:00.

2.-Fuente de Orión

Al lado del Duomo y dedicada a Orión, uno de los fundadores de la ciudad según la mitología, construida en el s. XVI en conmemoración de la construcción del primer acueducto de la ciudad por Montorsoli, Las figuras que vemos se identifican con el Tiber, el Canmaro, el Nilo y el Ebro.

3.-Museo Regional

Con objetos de la isla de Sicilia entre las que encontramos cerámica, esculturas, orfebrería y pinturas expuestas según su antigüedad. Destacan las pinturas de Antonello da Messina, el Políptico de San Gregorio, o la Virgen con el Nilo y los Santos, además de la Adoración de los Pastores de Caravaggio y la Escila de Montorsoli.

Dirección: Viale della Libertà, 465, 98121 Messina ME, Italia
Teléfono:+39 090 361292

Horario:
Lunes Cerrado
Martes 9:00–19:00
Miércoles 9:00–19:00
Jueves 9:00–19:00
Viernes 9:00–19:00
Sábado 9:00–19:00
Domingo 9:00–13:00

4.- Iglesia de la Sta Mª de la Anunciación de los Catalanes

Un edificio destacado de finales del s. XII en tiempo normando, según parece sobre otro templo anterior, destaca su estupenda fachada del s. XIII, con 3 portales, por la cúpula y los ábsides. Perfecto ejemplo de mezcla de estilos: bizantino, románico, árabe y normando. Es uno de los más preciosos tesoros de Messina.
Edificada a finales del siglo XII bajo el reino de los Normandos, probablemente sobre un templo preexistente.

5.- Fontana di Nettuno

Se remonta al siglo XVI, desde aquí se puede disfrutar de las vistas sobre el puerto, así como de la enorme estatua de oro de la

QUÉ VER EN LOS ALREDEDORES

Taormina, a 46 km (1 hora de viaje)

Taormina es sin lugar a dudas una de las joyas sicilianas. Bien es cierto que la sobreexplotación turística ha derivado en una aglomeración de curiosos extranjeros que agitan la vida de los 10.000 habitantes de la ciudad.

taormina-teatro-greco

Emplazada a doscientos metros de altura, sobre el Monte Tauros, una espléndida terraza natural, Taormina, la antigua colonia Tauromerion, fundada por colonos huidos de la saqueada Naxos en el 403 a. C, fue, arrasada por Siracusa, enaltecida por los romanos, y capital de la isla por un periodo breve de la Sicilia bizantina. Desde su toma por los normandos en 1078 hasta el siglo XVIII, no pasó de ser un apacible pueblo de costa. A partir del 1700, escritores alemanes e ingleses como Bartlett y Goethe que emprendían circuitos de inspiración por Europa, pararon por Taormina. Aún así, no sería hasta 1866 cuando el ferrocarril una la ciudad con Mesina, facilitando el acceso de turistas del Norte de Europa, algunos tan ilustres como el emperador alemán Guillermo II.

Como llegar a Taormina

Es habitual ir a Taormina, hay muchos taxis que llegan hasta el puerto se negocia el precio y suele estar ya previsto que te dejan junto a Porta Messina y disponer de alrededor de una hora para su visita, durante el regreso un breve parada en un mirador nos permitirá estupendas vistas. Hemos de pedir que nos dejen en la Plaza del Duomo, con un poco de suerte podemos llegar al mediodía para ver el espectáculo del reloj. Estaremos muy cerca del barco para poder regresar a pie.

Es recomendable acudir en transportes públicos, ya que el centro de Taormina es peatonal y aparcar el coche es bastante complicado, incluso en el inmenso parking de varias plantas. Otra opción es armarse de paciencia, o madrugar, o incluso dejar el coche algo más arriba de la ciudad, en dirección a Castelmola, que es a su vez un mirador perfecto para ver el Etna.

  • TREN

Recomendamos viajar en tren (HORARIOS) , Tendremos que andar unos 400 metros desde el barco hasta  hasta la estación de tren. Hay trenes cada 30 minutos aproximadamente y tardan 45 minutos. Una vez en Taormina la estación está en la costa, debiendo tomar un AUTOBÚS  para subir al centro, Linea Verde: Madonna della Rocca-Stazione FF.SS.-Ospedale S. Vincenzo, precio 1  € el viaje.

  • TAXI

Otra  opción  como ya hemos adelantado es en taxi. El viaje a Taormina dura unos 45 minutos. Es conveniente pactar  la visita con alguno de los muchos taxistas que encontrareis a la salida del puerto, los hay hasta para grupos de 6-8 peronas (precio razonable entre 20 y 40 € , según  el número de viajeros, 8  ó 4 . No acepteis el primer precio que os den. Suele estar ya previsto que te dejan junto a Porta Messina y disponer de alrededor de una hora para la visita, durante el regreso un breve parada en un mirador nos permitirá estupendas vistas. De vuelta a Messina hemos de pedir que nos dejen en la Plaza del Duomo, si llegamos antes del  mediodía para ver el espectáculo del reloj  del CAMPANILE (solamente podréis llegar si salís  muy  temprano y la visita a Taormina es muy rápida) y estaremos muy cerca del barco para poder regresar a pie. Si llegamos mástarde mejor que os dejen en el Mirador de Messina y  bajéis paseando  hasta el barco.

  • COCHE

Aún así, si habeis decidido alquilar un coche (mejor hacerlo por internet), El precio base  puede variar entre 35 y 55 euros un coche pequeño, más caro cuanto más cerca del barco está la agencia . Si queréis seguro total,  extra de 40 euros aprox.

La zona de Mazzaro, la playa a los pies de la ciudad, es el lugar idóneo para dejar el coche. Parquing descubierto  , 1ª hora  2 € , sucesivas 1 € hora.

Desde aquí bien el AUTOBÚS, Linea Verde: Madonna della Rocca-Stazione FF.SS.-Ospedale S. Vincenzoprecio 1  € el viaje o en el FUNICULAR nos llevarán al final de Via Luigi Pirandello, la carretera que sube del mar al centro de Taormina. Precio 3 € viaje, y frecuencia 15 minutos. Allí, la porta Messina, marca la entrada a la calle principal, el Corso Umberto I, repleto de tiendas de ropa y de recuerdos, tiendas de antigüedades, y balcones vestidos de flores.

QUÉ VER EN TAORMINA

 

Ver mapa ampliado

Mapa en versión PDF para imprimir ZONA TAORMINA CENTRO y ESTACIÓN TREN

Mapa en versión PDF para imprimir ZONA FUNICULAR MAZZARO y ISOLA BELLA

Cuna de los descansos de algunos de los escritores más importantes del siglo XX como Truman Capote, Tenessee Williams, Thomas Mann o Cocteau entre otros, y de artistas como Greta Garbo, Cary Grant, Dalí, Orson Welles o rita Hayworth, Taormina ha dejado de ser un lugar de reflexión para formar parte de uno de los ejes de exaltación turística de Sicilia.

Panorámica desde Taormina y Teatro Griego

Sin embargo, tales son los placeres visuales que nos puede ofrecer la ciudad que es imprescindible visitarla. Cabe destacar sobre manera el Teatro Griego cuya importancia se evidencia en el posterior uso que continuaron los romanos. Pero no es la única joya, Taormina no sería nada sin los adornos naturales que engrandecen el teatro; la panorámica de la bahía de Naxos y el Etna al fondo hacen del Teatro de Taormina una de las postales más recurrentes de nuestra visita a Sicilia.

Paseando por las calles de Taormina, repletas de recuerdos típicos sicilianos, encontraremos reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón, como los detalles del Palazzo Corvaia o el Palazzo Ciampoli  de estilo gótico catalán, o calles floridas de corte medieval, sin obviar la Cattedrale di San Nicolò di Bari (Il Duomo de San Nicoló), la Villa Comunale con sus jardines, o el Palazzo Duchi Di Santo Stefano, uno de los mejores ejemplos de arquitectura normanda de la isla.

Paseo por las calles de Taormina

Siguiendo Umberto I llegamos a la Plaza Vittorio Emanuelle II, construida sobre el antiguo foro romano, y que ahora alberga el palacio Corvaja o Corvaia (s. XIV), sede del primer Parlamento de Sicilia (1410), y que combina una torre árabe del siglo X, decorada con piedra lávica y piedra pómez blanca, además de toques de gótico catalán. Actualmente es la sede de la Oficina de Turismo de Taormina y del Museo Siciliano d’Arte e Tradizioni Popolari, con pupis, marionetas sicilianas, vestidos típicos, carrettos y gran variedad de piezas, entre ellas los ex-voti, ofrendas rústicas de pinturas vóticas en agradecimiento a la intervención divina en salvaciones “milagrosas” en multitud de variopintos sucesos accidentados. A la izquierda del palacio está la Iglesia de Santa Caterina, construida en el siglo XVII sobre restos aún visibles desde dentro del Odeón romano, un mini-teatro que albergaba 200 plazas.

En el otro extremo de la plaza, el desvió de la Via Teatro Greco nos lleva hasta el espléndido TEATRO ANTICO DI TAORMINA, que es el monumento más solicitado de Taormina.

Cerca están las ruinas de las Naumachie, titánica obra de una pared sostenida con contrafuertes, que permitía almacenar en una cisterna, las aguas provenientes de la montaña, para abastecer la ciudad e irrigar campos.

De vuelta al corso alcanzamos la Piazza 9 Aprile, un mirador sobre el mar y el Etna. En ella la ex-Iglesia de San Agostino de 1486 hace las veces de Biblioteca, y sobre una escalinata, la barroca Iglesia de San Giussepe. Sobre la porta di Mezzo la Torre dell’Orlogio despide la agitada plaza llena de turistas degustando los cafés más caros de Sicilia.

De esta manera nos adentramos en el barrio más antiguo de Taormina, y en el que las influencias árabes se hacen más patentes, con callejuelas que desembocan primero en la Iglesia de San Giovanni de Malta de 1533, en el Palacio Ciampoli, un edificio gótico-catalán de 1412, con ventanas geminadas que hace de Hotel; y más adelante en la Plaza del Duomo, con el Comune (Ayuntamiento), y la Catedral di San Nicolo, tan sobria como prescindible.

Duomo de Taormina

Via Umberto  se extiende entre PORTA MESSINA  al NE PORTA CATANIA al SO, donde un escudo aragonés (1440) nos hace pensar que podríamos estar en cualquier zona del Levante Español . Cerca de ésta  está  la Badia Vecchia, , sede del  Museo Arqueológico, con  una torre normanda con almenas que se reformó en el siglo XIV. Otro ejemplo de arquitectura normanda es el palazzo dei duchi di San Stefano, en la Piazza San Antonio

Palazzo di San Stefano

Para descansar del ajetreo, la Villa Comunale, debajo del Teatro, jardines repletos de vegetación diversa, que a finales del XIX pertenecieron a la aristócrata escocesa Miss Florence Trevelyan (al parecer amante del futuro rey Eduardo VII), quién ideo unos edificios de ladrillo al estilo “lego”.

Debajo de Taormina se halla la Isola Bella, un islote que en bajamar abre un camino de arena con la playa, y en los alrededores podremos visitar las Gargantas de Alcántara, inaudita formación basáltica en forma de desfiladero.

VOLCAN ETNA a 110 Km

Con más de 3.300 metros de altura es el mayor volcán activo de Europa y la montaña más alta de Italia fuera de los Alpes. Su base alcanza los 140 kilómetros de circunferencia.

etna

Hasta iniciado el s XX era llamado habitualmente Gibellu, debido al nombre recibido en la dominación árabe, ya que yebel significa monte o montaña.

Según la mitología griega acogía las fraguas de Hefesto, con quien trabajaban cíclopes y gigantes. En el habitaba el monstruo Tifón que era quien provocaba muchos terremotos y erupciones.

Su nombre actual lo debe a la ninfa Etna, hija del gigante Briareo y de Cimopolia, o de Urano y Gea, convertida en la diosa del volcán y que decidió la disputa de la posesión de Sicilia entre Deméter y Hefestos.

Dejando de un lado la mitología su nombre procede de la palabra fenicia attanu, que significaba arder o del griego aithos, también arder. Con los árabes pasó a llamarse Ŷébel Uhamat o Montaña de Fuego, lo que llevó al nombre italiano Mongibello.

Es uno de los volcanes más activos del mundo, casi siempre en erupción. Puede causar serios daños pero no se considera muy peligroso y miles de personas viven en las proximidades, incluida su falda. La tierra volcánica que lo rodea es muy fértil y se pueden ver muchas viñedos y huertos en sus laderas. En invierno suele visitarlo la nieve.

Compartir