www.pdf24.org    Enviar artculo en formato PDF   
Compartir

EL TIEMPO EN CANNES

CannesYachtingFestival

Cannes no dispone de un puerto donde puedan atraca los grandes cruceros y por lo tanto éstos, en sus escalas, anclan en la bahía y los cruceristas son transportados normalmente mediante  los tenders del barco hasta el Port Vieux. O sea que ja estamos en Cannes nada más tomar tierra.

QUÉ HACER EN LA ESCALA EN CANNES

Un gran número de cruceristas , sobretodo los que visitan la zona por primera vez toman la decisión de visitar  MONTE CARLO  (MÓNACO) y algunos también NIZA. Lo cierto es que si vustra escala es larga incluso podríais visitar las dos ciudades, eso si  organizándose bien y cansándose un poco. ¿ Cómo desplazarse ? Pues al margen de alquilar un coche o contratar  un taxi , cosas ambas que no os recomendamos, básicamente por precio y dificultades de  aparcamiento, la mejor opción es el tren.

TREN (http://www.sncf.com/fr/horaires-info-trafic/trajet/resultats)

El tren es bastante cómodo y puntual y la frecuencia oscilaentre  una 1/2 hora y  3/4 de hora y la duración del viaje entre 1 y 1/4 hora. El precio Cannes – Monaco es de unos 10 €. Monaco – Niza unos 3,50€ y Niza – Cannes unos 6 € ( en TGV 12 €).

Otra opción el  BUS, pero és mucho más lento que le tren debido a la gran cantidad de paradas y el tráfico, además se ha de tomar un bus de  Cannes  a Niza y desde allí otro a Mónaco. No obstante aquí os facilitamos enlace informativo

https://www.departement06.fr/vous-deplacer-en-bus/lignes-et-horaires-3029.html

Si queréis información detallada sobre las excursiones por libre a MONACO  o NIZA  entrad en los siguientes enlaces:

EXCURSIÓN VILLEFRANCHE – NIZA

EXCURSIÓN VILLEFRANCHE – MÓNACO

EXCURSIÓN MONTECARLO – MONACO

Si descartáis las opciones de NIZA y MONTECARLO , a continuación os orientaremos sobre la visita a  CANNES y alredores, donde podréis pasar un día muy agradable y escoger diferentas possibilidades, desde centraos en el núcleo de la ciudad , visitar las ISLAS DE LÉRINS  o visitar la vecina ANTIVES

QUÉ VER EN CANNES

Vieux Port y Marché de Forville

Puerto Viejo nació como puerto de pesca y de mercaderías y en la actualidad aún es un puerto de pesca, pero también es un puerto de placer con la infraestructura necesaria para satisfacer las necesidades de las embarcaciones de recreo que surcan la Costa Azul. Continúa no obstante siendo un puerto pintoresco .
Con la llegada de  las noblezas inglesa y rusa, que se realizaron los trabajos de acondicionamiento del puerto, en la mitad del siglo XIX y se instaló el primer Yachting Club.
Los pescadores en Cannes son artesanales y su espacio en el puerto se ha visto muy  reducido ante el crecimiento del número de  embarcaciones de placer ancladas en la bahía. No obtante  en los restaurantes del muelle Saint Pierre  se sirve pescado y otros productos  frescos  del mar.

Al norte  del puerto detrás del Ajuntamiento se encuentra  el Mercado de Forville, un clásico edificio de estilo provenzal donde se venden los productos de los agricultores locales de frutas, verduras y flores. También se venden productos de mar así como antigüedades y objetos de segunda mano. Pero en Cannes hay otros mercados provenzales con productos de proximidad así como de antigüedades y brocanters como el  Marché d’Autrefois (Mercado de Otros Tiempos) en Place de l’Étang, todos los días de 8 a 19 h y también de arte y flores. Para una información completa visitad esta web

Barrio Le Suquet

Subiendo por la  calle Saint Antoine entramos en el barrio más antiguo de Cannes y aquí nos hemos de olvidar del “glamour” de La Croisette”, el barrio aristocrático. El casco histórico de la antigua ciudadela se sitúa sobre una altura, el monte Chevalier.
Su nombre, “suquet” significa en provenzal antiguo “cima”.

En el año 154 a.C. los romanos instalaron su fuerte en plaza de la Castre, situada en lo más alto del barrio ya que esta posición estratégica les permitía vigilar el mar, el bosque y la llanura. A principios del siglo XI, el Suquet se convierte en una posesión de los monjes de Lérins quienes construyeron una torre para que los vigías pudiesen dar la voz de alarma a los habitantes desde el momento en que avistaran al “Sarraceno” lo que permitía organizar rápidamente la resistencia al ataque.
La Torre de Suquet, edificio de forma cuadrada que mide alrededor de 20 metros fue construida entre los años 1070 y 1385, se puede visitar y desde lo alto disfrutamos de un panorama increíble de la bahía, el puerto y de todos los alrededores hasta perder la vista, teniendo, incluso, una idea más grandiosa de Cannes.
El Castillo de la Castre se declaró patrimonio nacional en el año 1790 y fue vendido al Ayuntamiento de la aldea un año más tarde. En el año 1878, se transformó en taller de porcelana artística y luego en Museo de Civilizaciones Mediterráneas y Antiguas, que hoy conocemos como Museo de la Castre. En el año 1937, la torre y la capilla fueron catalogadas como monumentos históricos.

Nuestra Señora de la Esperanza (Notre-Dame d’Espérance), situada en la Place de la Castre,  es la iglesia parroquial más antigua de la ciudad, fue construida en el siglo XVI. La antigua iglesia Notre-Dame du Puy era muy pequeña para una aldea en constante crecimiento y quedó relegada como capilla privada del castillo de la Castre.
En el año 1521 se decidió la construcción de la nueva iglesia que por muchísimos avatares no fue terminada hasta el año 1641 y consagrada en el año 1645. Cuando ingresamos en la iglesia lo hacemos por una puerta de madera de roble macizo que data del año 1630, rodeada de piedras talladas. La nave está compuesta de cuatro filas de bancos de estilo inglés y un coro. Ocho capillas la completan a los lados de la iglesia. Pasando bajo el campanario de la iglesia, desde la plaza de la Castre, vemos como la iglesia domina toda la bahía. Abierta todos los días de 9 a 12h y de 14 a 19h.

Musée de la Castre (Museo de la Castre) , También situado en la Place de la Castre. Sobre las  ruinas del castillo medieval de los monjes de Lérins, este museo está catalogado como monumento histórico. Comenzó con el legado de una colección de antigüedades -piezas orientales, objetos de arte primitivos, etc.- del barón Lycklama, en el año 1887. En una serie de pequeñas salas que dan a un jardín son presentadas las colecciones de arte de objetos diversos de Oceanía, África, arte precolombino y antigüedades del Mediterráneo. En la Capilla Santa Ana, que data del siglo XII, se presenta el museo de instrumentos musicales con más de cuatrocientos instrumentos de todos los rincones del mundo y de todos los tiempos. También hay una colección de pintura donde descubrimos diferentes paisajes de la bahía según los años y la famosa torre de 109 escalones desde cuya cima obtenemos una vista panorámica increíble.

Este museo también propone a los turistas un tour guiado “Arte e historia del viejo barrio del Suquet” que dura aproximadamente una hora y media.

La visita guiada nos lleva por un viaje en el tiempo a través de los lugares emblemáticos de la antigua ciudad. El itinerario comienza en el antiguo Castillo de Cannes que fuera residencia de los abades de Lérins, señores de toda la región a partir de la Edad Media.
Descubrimos la torre y admiramos la vista panorámica. Durante el recorrido por las callejuelas estrechas y serpenteantes del barrio, descendiendo escalinatas, descubrimos la historia del antiguo puerto de pesca. Visitamos lugares insólitos, muchas veces cerrados al público, como el jardín del antiguo molino Forville y conocemos las arterias originales que permitían la comunicación entre los vecinos además de los principales edificios del barrio. La visita en francés tiene un valor de 102 € y de 122 € en otros idiomas, debe reunirse un mínimo de cinco personas y un máximo de 30. El museo está abierto de octubre a marzo de 10 a 13h y de 14 a 17h, permanece cerrado los días lunes. Del mes de abril a fines de septiembre permanece abierto hasta las 18h, excepcionalmente durante julio y agosto está abierto hasta las 19h y durante junio, julio, agosto y septiembre, los días miércoles cierra a las 21h. Entrada 3,50 €.

La Croisette

La historia de la Croisette comienza en el año 1838 a raíz de trabajos en el puerto y los trabajos de remodelación del sendero que bordeaba el litoral marítimo en un hermoso paseo.
En ese entonces se conocía al renovado sendero como “Camino de la Crucecita” (Chemin de la Petite Croix) porque una cruz se eleva en uno de los extremos de la bahía de Cannes, fue sólo con posterioridad que el bulevar se convirtió en la hoy famosa “Croisette”.
El primer inmueble que se construyó en La Croisette fue en el año 1858 y fue a partir del año 1900 que se produjo el gran crecimiento edilicio con la construcción de palacios y hoteles de súper lujo para una clientela creciente y exigente proveniente de las noblezas europeas o de la burguesía industrial del mundo entero.
El mejor momento para recorrer La Croisette es el de las primeras horas de la mañana, cuando no la ha invadido el bullicio de propios y extraños, entonces, podremos admirar su increíble atmósfera “Belle Epoque”.
Esta bellísima zona de Cannes cuenta con tres kilómetros de playas de arena fina muchas son públicas y otras tantas son privadas, desde donde podemos admirar las islas Lérins.
Palmeras, pinos y árboles nos ofrecen sombra a lo largo y ancho del barrio, en la plaza Etang podemos presenciar, a cualquier hora del día, un juego de “Pétanque” (Bochas o Petanca) juego por el que sienten pasión los habitantes de la ciudad, tampoco seremos indiferentes al desfile de coches de lujo, a las tiendas exclusivas y a los yates anclados a lo largo de la bahía, muchos con medidas desmesuradas para ser una embarcación de placer.
Por supuesto, no podemos pasear por La Croisette y no pasar por el famoso Palacio de los Festivales y Congresos (Palais des Festivals et des Congres), recientemente renovado, y sentirnos estrellas del séptimo arte -por un instante- subiendo su escalinata…y ver las huellas dejadas por las manos de muchísimos artistas que hacen cada año de Cannes la capital del glamour y la fantasía.

Calle Meynadier

Situada a pocos metros de la Croisette, la calle Meynadier constituyó durante mucho tiempo la calle principal de la aldea y era llamada “la rue Grande”, conectaba directamente la ciudad moderna y el barrio Suquet. Esta calle comenzaba en la calle Maréchal Joffre que unía el Ponte Carnot a la calle D’Antibes y se unía a la calle Louis Blanc para desembocar en el famoso Marché Forville.
Esta calle, a pesar de los trabajos de repavimentación, no ha perdido nada de su encanto originario. Sumamente animada, desborda de pequeños restaurantes donde conviven lugareños y turistas. La calle también reúne las tiendas más variadas acordes a todos los gustos y, sobre todo, a todos los presupuestos.
Además de tiendas y restaurantes, si la multitud nos permite (sobre todo en verano) podemos observar hermosas viviendas del siglo XVIII que aún conservan puertas y ventanas originales. Para muchos, la calle Meynadier representa más el espíritu de Cannes y de vacaciones en el Mediterráneo que la Cannes lujosa, de las villas imponentes, de los reflectores del festival de cine o de las embarcaciones de súper lujo amarradas en la bahía.

Centre d’Art La Malmaison

En el 47 del  Boulevard de la Croisette. Hasta su adquisición por parte de la comuna, la historia de Malmaison está íntimamente ligada a la del Grand Hotel. El hotel construido en el año 1863 fue demolido y vuelto a construir en el año 1950. Malmaison es un pabellón que sobrevivió a la demolición realizada por los dueños del hotel y patrimonio de la ciudad. Antiguo salón de té y de juegos, el lugar fue reacondicionado como museo y recibe exposiciones itinerantes. Abierto de octubre a marzo de 10 a 13h y de 14 a 18h, todos los días menos los lunes. Permanece cerrado de abril a junio y reabre sus puertas de julio a septiembre todos los días en el horario de 11 a 20h. Entrada 3,40 €.

Espace Miramar

En el Boulevard de La Croisette y rue Pasteur. Espacio multicultural que brinda espectáculos, cine y exposiciones itinerantes. Abierto durante los meses de invierno de 13 a 18h y durante los meses de verano de 14 a 19h, permanece cerrado los días lunes. Entrada libre.

Villa Domergue

En el 15 de la Avenue Fiesole. Perteneciente al pintor Jean Gabriel Domergue es una villa construida en el año 1934 en estilo italiano, su esposa que era escultora diseñó los magníficos jardines que rodean la mansión. Abierta de martes a sábados de 15 a 19h de julio a septiembre.

Las playas privadas más famosas de Cannes son la renombrada “Croisette”, al este del puerto y la preferida por ricos y famosos, en general están administradas por los lujosos hoteles de la zona. Las más populares son la de la Bocca y la Midi, al oeste de la ciudad.
Sin tener un rumbo fijo, caminar por las zonas residenciales de Pointe Croisette y California, con los hermosos parques de la Roseraie o el espectacular Alexandre III es maravilloso porque a cada paso encontramos algo deslumbrante ya sea como expresión arquitectónica o simplemente por la calidad de vida que se respira en Cannes.
Por supuesto, como en toda la Riviera Francesa, en esta ciudad encontramos Casinos, discotecas, piano-bar y un sinnúmero de atractivos para amanecer divirtiéndonos, tanto para patricios como para plebeyos.

Islas de Lérins

Estas hermosas islas se encuentran a escasos 20 minutos de trayecto en barco desde la costa de Cannes, la conforman la isla Santa Margarita y la isla San Honorato (St.Marguerite y St. Honorat).
En la isla Margarita estuvo confinado el famoso Hombre de la Máscara de Hierro, en el siglo XVII y en el antiguo Fort Royal (Fuerte Real), construido en el mismo siglo se encuentra el Museo del Mar que nos muestra la historia del fuerte y de los naufragios acaecidos en las inmediaciones de las islas.
En la isla San Honorato, aún más pequeña pero más frondosa, se encuentra el Monasterio cisterciense instalado en la isla desde el siglo V.
Podemos viajar a las islas desde el muelle Iles de Cannes. 11 € ida y vuelta a la Isla Margarita y 12 € ida y vuelta a la Isla San Honorato.

Musée de la Mer,(Museo del Mar)

Ocupa la parte más antigua del Fuerte Real, está catalogado como monumento histórico. En la planta baja encontramos los calabozos, entre los cuales se encuentra el que ocupó durante once años el misterioso Hombre de la Máscara de Hierro. En el primer piso encontramos objetos arqueológicos submarinos (cerámicas, ánforas, vidrios, etc.). Una visita interesante, en un encuadre maravilloso tanto para niños como para adultos. Abierto de octubre a marzo de 10.30 a 13.15h y de 14.15 a 16.45, de martes a domingo. Los meses de abril a mayo, abierto todos los días hasta las 17.45 h. De junio a septiembre abierto sin interrupción de 10 a 17.45h. Entrada 3,50 €.

Monasterio

Presente en la isla desde hace 1.600 años cuando Honorato y otros compañeros llegaron a la isla para formar una comunidad de monjes que buscaban en la soledad la meditación interior. Sufrieron muchísimos ataques y devastaciones por sarracenos, genoveses y españoles. En el 1327 establecieron un sistema de señalización por fuego entre el monasterio y la fortaleza de Suquet. En el año 1391 se repatriaron las reliquias de San Honorato que se encontraban en Arles. La visita de un día comprende un recorrido por los alrededores para admirar la flora y fauna protegida, visitar el monasterio fortificado, declarado monumento histórico, descubrir las antiguas capillas o admirar los cultivos ecológicos. El monasterio dispone de hotelería pero los huéspedes deben acogerse al estilo de vida monacal, participar de las actividades diarias (limpiar, por ejemplo) y las estadías deben ser por un mínimo de dos noches y un máximo de siete, no se brinda ropa de cama ni toallas. Las reservaciones deben realizarse con dos meses de anticipación y no se reciben huéspedes durante los meses de noviembre y diciembre.

Las playas privadas más famosas de Cannes son la renombrada “Croisette”, al este del puerto y la preferida por ricos y famosos, en general están administradas por los lujosos hoteles de la zona. Las más populares son la de la Bocca y la Midi, al oeste de la ciudad.
Sin tener un rumbo fijo, caminar por las zonas residenciales de Pointe Croisette y California, con los hermosos parques de la Roseraie o el espectacular Alexandre III es maravilloso porque a cada paso encontramos algo deslumbrante ya sea como expresión arquitectónica o simplemente por la calidad de vida que se respira en Cannes.
Por supuesto, como en toda la Riviera Francesa, en esta ciudad encontramos Casinos, discotecas, piano-bar y un sinnúmero de atractivos para amanecer divirtiéndonos, tanto para patricios como para plebeyos. La pequeña sucursal de las famosas Galerías Lafayette tiene todo para deslumbrarnos con el último grito de la moda.
Un café en la Place de la Liberté puede ser inolvidable. Descubrir villas, mansiones, dinteles, fachadas es siempre sorprendente en toda la ciudad, desde las alturas del Suquet hasta el encanto de la Croisette.

Recorrer la Riviera es factible ya que la ciudad de Niza está a escasos 30 Km., Antibes a sólo 15 Km. y Grasse, famosa por sus perfumerías, a menos de 20 Km. Todas estas ciudades pueden visitarse en el día.

Compartir