Compartir

Los visitantes aumentan un 10% en el primer semestre del año con la expectativa de alcanzar los 386.000 cruceristas el próximo diciembre

La recuperación del turismo de cruceristas en toda España se ha extendido también al balance del cap i casal durante el primer semestre del año. Según los datos difundidos por Puertos del Estado, el incremento hasta junio fue de un 10,21%, lo que contrasta con la caída en picado del pasado ejercicio, cuando en el mismo periodo se produjo una bajada del 25%.

En cifras absolutas se ha pasado de 130.824 a 144.179 cruceristas. La tendencia en Valencia hay que compararla con el resto de destinos turísticos españoles, donde en todos los casos se han producido subidas.

Así, en Barcelona se ha producido una subida del 5,54%. La Ciudad Condal ha llegado a 998.905 pasajeros en la mitad del ejercicio, lo que da idea de la enorme diferencia entre Valencia y el líder del Mediterráneo en turismo de cruceros.

En comparación con otras ciudades, la capital del Turia se mantiene en la séptima posición, tras la citada Barcelona, Las Palmas, Baleares, Málaga, Santa Cruz de Tenerife y Cádiz. La estimación de la Autoridad Portuaria, actualizada al alza el pasado mayo, es que pasen por los amarres del puerto de Valencia un total de 386.000 pasajeros. Lejos queda la aspiración de alcanzar el medio millón de cruceristas, que se estimaba antes de la crisis por el desvío de rutas y la pérdida de negocio en el Mediterráneo en favor de otros destinos como el Caribe.

El Puerto construyó un nuevo amarre de cruceros aprovechando la ampliación norte, aunque sigue pendiente la construcción y apertura de una terminal. El proyecto puesto en marcha en la antigua estación Marítima apenas duró.

La apuesta por el turismo de cruceros movió el anterior mandato a convocar una comisión de trabajo de diferentes entidades, aunque después no siguió el trabajo. La Fundación Turismo Valencia, que ahora trabaja en el próximo plan estratégico de la ciudad, tiene esta línea de negocio como una de las prioridades a desarrollar.

La asociación de comerciantes ha pedido varias veces que mejoren los lugares de estacionamiento de los autobuses de cruceristas. Ahora aparcan en la marginal derecha del viejo cauce, a la altura de las Cortes, lo que supone una tierra de nadie y fuera de los itinerarios habituales de las calles comerciales.

En su lugar, la propuesta es de que el parking reservado esté en la calle Xàtiva, o incluso en la plaza Ciudad de Brujas cuando se reforme el entorno del Mercado Central. El nuevo gobierno municipal no se ha pronunciado sobre esta cuestión, que supone un gran perjuicio para las ventas de las tiendas al quitar a los turistas tiempo para las compras.

Compartir