Compartir

PUBLICADO 07-07-2015

Siete embarcaciones turísticas llenaron los muelles de la capital, una cifra que no tenía lugar desde 2002

El puerto de Palma registró el dia 5 un lleno total. Durante unas hora siete cruceros coincidieron simultáneamente entre los muelles de Paraires y el dique del Oest. Hay que remontarse hasta mayo del año 2002 para encontrar otro día en que llegaran a Palma siete auténticos cruceros, que es el actual récord. Tiempo después, también se ha llegado a contabilizar la presencia de siete barcos turísticos, pero sumando algún velero que no era realmente un crucero.

El primer navío en llegar , de madrugada, fue el Mein Schiff 2, perteneciente a Tui Cruises. Vino procedente de Eivissa para finalizar su recorrido de diez días. A primeras horas de la noche partió rumbo a Ajaccio, primer puerto de su nuevo viaje.

El segundo fue el Aida Aura de Aida Cruises, que llegó de Barcelona también para completar un trayecto. Tras siete días de crucero por el Mediterráneo occidental, partió por la noche rumbo a Cádiz.

Poco después arribó el Aidablu de la misma naviera que el anterior. Llegó también desde Barcelona y terminó en la capital balear un crucero de diez días. Salió como los anteriores a primeras horas de la noche, en este caso rumbo a la ciudad italiana de Olbia.

Estos tres buques están dedicados preferentemente al mercado alemán y utilizan Palma como puerto base.

El siguiente barco que llegó fue el Thomson Dream de Thomson Cruises. También tiene su base en el puerto palmesano, pero este se diferencia en que está dedicado al mercado británico. Llegó de Barcelona para finalizar aquí su crucero e iniciar otro de siete días por el Mediterráneo occidental.

Sobre las 7.30 horas de la mañana y casi simultáneamente llegaron dos barcos especiales. Por un lado una embarcación singular, el velero de cuatro palos Star Flyer de Star Clippers, que durante los meses de julio y parte de agosto llega regularmente cada sábado a Palma. En esta ocasión su puerto de procedencia era Eivissa.

Por otro lado, el Seven Seas Mariner, un crucero de gran lujo perteneciente a la naviera Regent Seven Seas Cruises. Es el único de todos los llegados que no visita Palma regularmente. Vino en el marco de un crucero de diez días que se inició en Barcelona y que aparte de Eivissa, de donde procedía, ha visitado diversos puertos de la Costa Azul.

Finalmente, llegó el más grande, el conocido Norwegian Epic de Norwegian Cruise Line, que se acercó al muelle de Paraires como cada sábado a mediodía procedente de Cannes dentro de su crucero de siete días que se inicia cada domingo en Barcelona.

A primera hora de la mañana, y contando también la llegada de los habituales ferries y buques de carga que parten hacia la península, el aspecto del puerto era de lleno total con la mayoría de las líneas de atraque ocupadas.

Miles de turistas

En total, y contando la capacidad máxima de los buques, llegaron más de 12.000 turistas,. Aunque teniendo en cuenta que varios de los cruceros terminaban en Palma, lo que implica que embarcaban nuevo pasaje, seguro que fueron bastantes más los visitantes que se movieron por las distintas estaciones marítimas.

Este importante número de cruceristas se dedicó a hacer excursiones por la isla y también a visitar el centro de la ciudad, que se vio muy concurrido.

 

Compartir