Compartir

Publicado 21-06-2015

Los astilleros franceses de Saint-Nazaire botan el ‘Harmony of the seas’, en construcción

En los astilleros de Saint-Nazaire, muy cerca de Nantes, se botó este viernes el barco de pasajeros más grande del mundo: el Harmony of the seas (La armonía del océano). El constructor es STX-France (filial de la surcoreana STX Shipbuilding), uno de los más importantes del mundo, que fabrica la línea de cruceros Oasis. La cubierta metálica de este inmenso buque ha abandonado esta semana el dique seco donde se empezó a construir el pasado mes de febrero. Ya en los muelles del puerto, se completarán las obras y el crucero inaugural cubrirá el recorrido de Southampton a Barcelona en mayo del próximo año. Operará a partir de ese momento desde esta ciudad catalana.

La maniobra se ha realizado con éxito, según ha informado el propio astillero, durante el jueves y primera hora de la mañana del viernes. Cerca de 12.000 personas han asistido al acontecimiento, según France Soir. El buque ha sido remolcado por ocho barcos hacia los muelles de Saint-Nazaire. La eslora del crucero es de 362 metros por 66 de ancho. La propietaria del buque es la compañía americana Royal Caribbean International, que explota cruceros tan largos pero no tan anchos como este (20 metros más), lo que le convierte en el más grande del momento.

Sus constructores aseguran que será más eficiente en cuanto al consumo de energía. Será, como sus gemelos de la línea Oasis, una ciudad flotante, como han señalado los medios franceses, que recuerdan que la altura de la torre Eiffel es 50 metros menor que la eslora del nuevo buque. Estará dotado de dieciséis puentes y de 2.747 camarotes (más 1.197 para tripulación). En las calles interiores habrá tiendas, una treintena de restaurantes y bares, jardines, parque acuático, cuatro piscinas, pista de patinaje, un teatro y simuladores de surf.

De aquí a febrero próximo que empiece el periodo de pruebas, hay que completar la construcción instalando las chimeneas y la alimentación eléctrica. Queda por hacer un tercio de los trabajos, según STX. En Francia, cuyo Estado detenta el 33 % de STX-France, el encargo por parte de Royal Caribbean International de la construcción de este transatlántico fue considerado un regalo de navidad en diciembre de 2012. En mayo del pasado año la firma americana confirmó el encargo de un segundo barco que se construirá también Saint-Nazaire y será entregado en 2018. Cada uno de estos paquebotes cuesta en torno a los 900 millones de euros.

Desde 2013 trabajan en este barco 5.000 personas, la mitad de ellas, asalariadas del STX-France.

El viaje inaugural, en mayo del próximo año, transportará 6.360 pasajeros junto a 2.100 miembros de la tripulación desde Southampton (el mismo puerto del que zarpó el Titanic con 3.356 personas a bordo) a Barcelona. A partir de ese momento, el Harmony of the seas ofrecerá cruceros de ocho días con base en la ciudad catalana.

Compartir