Compartir

Fuente ABC

Disney Cruise Line: una isla privada en Las Bahamas

Castaway Cay
Castaway Cay

Viajar en crucero es adentrarse en un mundo donde casi todo puede hacerse realidad. Desde amarrar en islas privadas, visitar ciudades a las que sólo se puede llegar en barco o realizar una travesía por tres continentes son sólo algunas de las posibilidades que te ofrecen estas auténticas ciudades flotantes. Los pasajeros pueden explorar parajes indómitos y exclusivos gracias a los itinerarios y a las excursiones que las compañías de cruceros ponen a disposición de los viajeros más aventureros. Como explica Alfredo Serrano, director de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) España, «las compañías buscan cada vez más diversificarse, sorprender y ofrecer alternativas y rutas inesperadas al viajero para hacer de su viaje una experiencia inolvidable». La industria de cruceros invita a disfrutar de estos destinos únicos a través de las distintas propuestas que ofrecen las compañías. Estas son algunas de ellas.

Disney Cruise Line: una isla privada en Las Bahamas

 Aguas turquesas y cristalinas, fina arena blanca y un paisaje incomparable. Eso es lo que ofrece la isla privada de Disney, Castaway Cay, un destino exclusivo de Disney Cruise Line situado en las tropicales aguas de Las Bahamas y el destino perfecto para quienes deseen vivir una aventura, relajarse o pasar un tiempo en familia.

El muelle construido en Castaway Cay es de fácil acceso, lo que permite a los visitantes subir y bajar del buque tantas veces como deseen. Este paraíso privado ofrece un sinfín de opciones de entretenimiento que van desde bucear al lado de mantas raya o realizar deportes acuáticos.

La isla Castaway Cay también cuenta con dos restaurantes para ofrecer una amplia selección gastronómica, y además, un sinfín de sorpresas como fiestas de baile o encuentros con los personajes Disney. Además, para los pasajeros también hay transporte gratuito disponible para acceder a varios rincones de esta isla de 4 km2, incluyendo un tranvía especial a Serenity Bay, una playa de acceso exclusivo a visitantes a partir de los 18 años.

Compartir