Compartir

Publicado INFOBAE

El competitivo mercado de los “hoteles flotantes” atraviesa un boom motivado por demanda de mercados emergentes. Las apuestas son altas para mantener liderazgo.

 La pujante industria de los cruceros parece no conocer límites a su expansión mundial. A pesar del enfriamiento de la economía china, el gigante asiático es hoy día el principal motor que lleva a compañías como Royal Caribbean y Norwegian Cruise Line a disputarse una tajada de este creciente mercado mediante la incorporación de nuevos y revolucionarios “palacios flotantes”.
Atrás quedaron los tiempos en que los cruceros conformaban a sus pasajeros con una oferta gastronómica simplista basada en platillos de comida rápida y opciones de entretenimiento que no iban más allá de un mediocre show teatral o maquinas tragamonedas anticuadas.
Gracias en parte a la sofisticación de la demanda y sumado a la alta competitividad presente en la industria, los barcos en la actualidad ofrecen una variedad de “amenities” y atracciones hasta hace pocos años impensadas.
Según un reciente estudio China se convertirá en uno de los principales mercados de cruceros a nivel mundial alcanzando los 4 millones de pasajeros en los próximos años.
Entre 2012 y 2014 el número de pasajeros de cruceros chinos aumentó un 79% anual. A nivel mundial más de 21 millones de turistas abordaron un crucero en 2014 y se espera que esta cifra aumente considerablemente con el crecimiento de la clase media en países emergentes.
Analistas de la industria estiman que unos 174 millones de turistas chinos gastarán $264 mil millones de dólares para 2019 y oficiales del gobierno asiático han puesto el foco en hacer crecer la industria de los cruceros.
En definitiva la nueva demanda por barcos más sofisticados beneficiará a todos los consumidores de este tipo de alternativa turística, al acrecentar el nivel de competitividad de la industria no importa cual sea el puerto de salida.
Compartir