Compartir

Fuente EL MUNDO

Un crucero recala en el Puerto de Alicante, en una imagen de archivo. Manuel Lorenzo

  • Febrero y noviembre, temporada alta para este turismo, son los meses más favorecidos por la libertad horaria. Comercio alerta de la fuga de empresas si sólo se aplica en vacaciones
  • Pullmantur ha prometido duplicar los pasajeros si se abre todo el año

La libertad total de horarios en el centro de Alicante permitió desestacionalizar la oferta comercial y mejorar las ventas tanto en verano como en temporada baja, según los datos recopilados por los técnicos de la Concejalía de Comercio y a los que ha tenido acceso EL MUNDO.

Este informe incluye un ranking de facturación de los negocios de la zona de Maisonnave durante los 61 domingos y festivos de 2015, año en el que aún no se había suprimido la zona turística del centro (fue justo después de las rebajas de enero).

Los datos permiten tener una visión global de qué meses han salido más beneficiados por la libertad comercial, al poder cribar aquellos días aperturablespor mandato de la Conselleria de Comercio en toda la Comunidad (diez en total) de los que sólo ha sido posible abrir gracias a la zona de afluencia turística específica de Alicante ciudad.

Así, si quitamos que los mejores meses para las compras en festivos son diciembre y enero (coincidiendo con la campaña de Navidad y el periodo de rebajas), destacala elevada facturación en julio y agosto -temporada alta veraniega- y noviembre, febrero y octubre (por este orden). También llama la atención que tanto la Semana Santa (que el año pasado cayó a principios de abril) como el mes de junio son muy flojos para las ventas.

Según fuentes de Comercio, la tabla ‘desmonta la tesis de que los periodos vacacionales son los únicos buenos para las ventas’; si bien es cierto que los mejores fines de semana ya se incluyen dentro de la lista de aperturables aceptados por la Conselleria (la mayor parte se concentran en diciembre y enero), la presencia de meses de primavera u otoño en la primera mitad de la tabla ‘demuestra que la libertad comercial juega un papel clave a la hora de desestacionalizar la oferta’.

La presencia de estos meses en la clasificación es también ‘muy importante’ en el contexto del ‘auge del mercado de cruceros‘, porque la temporada alta de turismo coincide con la baja del tradicional (los barcos suelen llegar en primavera y en otoño). Para el asesor de Comercio de Alicante, Pedro de Gea, ‘limitar a los periodos vacacionales la libertad de horarios supondría cerrar tiendas justo cuando llegan cruceristas, y eso supone restar competitividad’. De hecho, tanto los responsables de la terminal de cruceros como los de la Autoridad portuaria de Alicante han manifestado su apoyo a la libertad comercial en toda la ciudad y sin restricciones. En el mismo sentido se han pronunciado la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA), la patronal de hostelería (Aphea) y el lobby empresarial Ineca, entre otros.

La posibilidad de realizar compras en domingos y festivos ha sido, además, clave para que la naviera Pullmantur haya elegido Alicante como base de salida. Su CEO, Jorge Vilches, afirmó el pasado mes de marzo que la libertad comercial en toda la ciudad podría permitir duplicar el número de cruceristas (hasta llegar a los 30.000); el objetivo del Puerto de Alicante es rebasar los 100.000 pasajeros durante este año.

Compartir